CompensationLab by CEINSA

¿Están comprometidos tus empleados?

E

n un entorno empresarial tan competitivo como el actual, contar con un equipo comprometido puede marcar la diferencia entre vencer o desaparecer, ya que la falta de compromiso impacta de forma negativa en la capacidad de atracción y retención de talento de la empresa, en el rendimiento de los empleados y, por ende, en los resultados.

Según el informe Workforce of 2020 de Oxford Economics, solo el 13% de los empleados afirma sentirse comprometido. En las siguientes líneas analizaremos este fenómeno, para descubrir qué áreas de mejora deben abordar las organizaciones.

La necesidad de contar con trabajadores comprometidos

Un empleado comprometido es aquel que ofrece a su empresa un nivel de rendimiento alto sostenible en el tiempo que beneficia tanto a la compañía como a sí mismo. Este compromiso se refleja en su actitud y trabajo, pero también en sus interacciones con los compañeros.

Contar con empleados comprometidos es muy valioso para las organizaciones, ya que impulsa la productividad y los resultados. En los informes del sector, las empresas que puntúan más en experiencia de empleado – concepto muy relacionado con la satisfacción y el compromiso – tienen 3 veces más retorno que el resto.

Un equipo comprometido también incrementa la capacidad de atracción y retención de talento de la empresa. En este sentido, vale la pena señalar que la consultora Gallup valora en 605 mil millones de dólares el coste en concepto de pérdidas de productividad para la economía debido a los trabajadores que dejan una empresa.

Además, un empleado comprometido se siente más feliz, está más sano y contribuye a crear un mejor ambiente de trabajo. Y, en lo que respecta a la marca de empresa, actuará como un embajador convencido.

Creando equipos más comprometidos

Son varias las claves a tener en cuenta para reforzar el compromiso de los trabajadores. La primera de ellas, considerar sus prioridades y preferencias individuales. En este sentido, un aspecto importante es la generación a la que pertenecen. Por ejemplo, los millenials, que se espera que en 2030 constituyan el 75% de la fuerza laboral, se sienten más motivados cuando hay una comunicación abierta, una buena cultura laboral, se sienten realizados y pueden implicarse en causas. Además, desean aprender y prosperar en entornos de trabajo colaborativos.

Otra de las claves a la hora de conseguir equipos más comprometidos son las compensaciones y los beneficios sociales. A pesar de su probado impacto positivo sobre la satisfacción de los empleados, las empresas no siempre lo tienen en cuenta. Como muestra: la última encuesta sobre Tendencias en Beneficios de Willis Towers Watson y el informe de Oxford Economics. La primera indica que los beneficios sociales son importantes para reforzar el compromiso de los empleados, pero una de cada tres empresas manifiesta que no es capaz de establecer una estrategia de beneficios efectiva. En la misma línea, el segundo informe muestra que, aunque las compensaciones tienen mucho peso en la satisfacción de los empleados, solo el 39% de los ejecutivos afirma que su empresa ofrece compensaciones competitivas.

Las oportunidades de formación y desarrollo de carrera que las empresas ofrecen a sus trabajadores son la tercera clave para el compromiso de los empleados, no en vano, esta sería una de las principales preocupaciones de los trabajadores (35%) según datos de Oxford Economics.

Por otro lado, los liderazgos inspiradores construyen equipos más comprometidos. En este sentido, los jefes tienen un papel fundamental a la hora de mantener comprometido y motivado a su equipo y, para ello, deben fomentar la participación y la colaboración y crear una cultura abierta y justa.

La comunicación entre empleador y empleado también es muy importante. Recibir poco o ningún feedback repercute negativamente en la mayoría de los empleados. En este sentido, mantener conversaciones frecuentes sobre su trayectoria, oportunidades para avanzar y formas de aprender y progresar puede ayudar a mejorar el compromiso, ya que el trabajador se sentirá reconocido, apoyado en aquellas áreas de crecimiento que quiere potenciar e informado acerca de sus oportunidades de desarrollo.

Finalmente, contar con las herramientas adecuadas para el desempeño de su trabajo es otra de las claves para reforzar el compromiso de los empleados. Por ejemplo, gracias a herramientas como las de People Analytics, las empresas pueden obtener conocimientos procesables sobre su equipo y tomar mejores decisiones. Y utilizando softwares de gestión de rendimiento, podrán conocer qué impulsa a sus empleados, entender qué retos afrontan y crear oportunidades de feedback.

Si las organizaciones no quieren perder la guerra por el talento, no pueden ignorar que el compromiso de sus empleados es un ingrediente necesario para retenerlos. Además, descuidar su motivación y satisfacción tiene un impacto negativo directo en su productividad y, por tanto, en la cuenta de resultados. Por todo ello, contar con un equipo comprometido se ha convertido en una auténtica ventaja competitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *