CompensationLab by CEINSA

La mujer en el mercado laboral: perfil y claves para aprovechar su talento

E

l nuevo Gobierno español cuenta por primera vez con más mujeres que hombres en el Consejo de Ministros a la vez que se ha vuelto a restaurar el Ministerio de Igualdad. Pero ¿cuál es la situación de la mujer trabajadora “de a pie”?

Según un informe reciente del Ministerio de Empleo, nunca ha habido tantas mujeres trabajando en España: el 2017 se cerró con más de 8,5 millones de mujeres afiliadas a la Seguridad Social. Con estas cifras, actualmente, el país lidera la creación de empleo femenino en la Eurozona. El empleo femenino en 2017 ha alcanzado niveles previos a la crisis, pasando de representar el 42,2% de los trabajadores en 2007 al 46,3% actual. Se trata de buenas noticias, porque muchísimos estudios aseguran que la paridad genera beneficios económicos importantes. El PIB mundial podría aumentar en 5,3 billones para 2025 si la brecha de género en participación económica mejorase un 25% durante el mismo periodo, según el Foro Económico Mundial (WEF).

Sin embargo, otros datos dan aún que pensar: a pesar de las mejoras, el desempleo aún afecta más a las mujeres, y la diferencia se ensancha sobre todo con respecto a la maternidad. La brecha de empleo entre hombres y mujeres es inexistente cuando no tienen hijos, pero alcanza los 19,3 puntos de media al tenerlos. Otro dato representativo a este respecto es el de la jornada parcial. Las mujeres representan prácticamente el 70% de las jornadas parciales, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Perfil de la mujer en el mercado laboral

Nivel de formación. Entre los ocupados con estudios superiores, las mujeres ya son mayoría, un 52,3%. Un 43,9% de las mujeres activas tienen estudios superiores. Hace una década, las mujeres con niveles bajos de educación eran mayoría, con un 37,8%, frente al 31,8% actual. La brecha de empleo es mucho más reducida entre personas con niveles formativos altos que bajos. Las mujeres tienen un mayor rendimiento académico que los hombres en la universidad, aunque todavía están infrarrepresentadas en muchas disciplinas STEM.

Sectores de actividad. Otro dato a tener muy en cuenta es que una gran mayoría de trabajadoras ejerce su actividad dentro del sector servicios, el que emplea a más personas en nuestro país, casi el 89% de las mujeres con empleo. Sin embargo, hay buenas noticias: en términos relativos, destaca el avance en actividades profesionales y científicas (4,7%).

Puestos directivos. La limitada presencia de mujeres en puestos directivos sigue siendo una de las mayores diferencias de género del mercado de trabajo español. Por cada 10 directivos, solo tres son mujeres, según la Encuesta de Población Activa (EPA).

Brecha salarial. En los últimos 5 años, España ha sido el país que más ha reducido la brecha salarial de la zona euro Sin embargo, esta brecha sigue existiendo: los datos de la Agencia Tributaria apuntan a que en 2016 las mujeres en España aún ganaron casi un 30% menos que sus compañeros varones y, según el INE, el número de mujeres que cobra menos de 1.000 euros al mes duplica al de los hombres.

Las claves para atraer y retener el talento femenino

Ante este panorama, la pregunta es ¿cómo pueden las empresas combatir esa brecha y a la vez aprovechar la oportunidad para atraer y retener el mejor talento femenino?

El Informe de Capital Humano de Mercer, por ejemplo, permite identificar algunos indicadores claves que promueven la diversidad de género. Uno de los principales es el compromiso de los líderes de las organizaciones. Se ha demostrado que, en las organizaciones donde sus directivos son activos y están comprometidos con los programas de diversidad, hay más mujeres en roles de liderazgo y más igualdad en los flujos de talento.

Otro informe de Robert Walters apunta otras claves para tener éxito a la hora de atraer, desarrollar y retener el talento femenino, como las políticas de comunicación sobre diversidad. El 81% de los profesionales cree que es muy importante disponer de una estrategia clara de comunicación sobre la diversidad de género, y el 75% opina que deberían existir políticas de formación sobre la diversidad de género en las empresas.

Casi la mitad de las mujeres identifica el hecho de tener un trabajo gratificante y satisfactorio como su principal prioridad en su carrera profesional. Las mujeres encuestadas consideran que lo más importante para ayudarles a alcanzar el éxito individual son los programas de desarrollo profesional, así como los programas de capacitación personalizada.

Finalmente, algo a tener muy en cuenta, es la conciliación: el 90% de las mujeres clasifica la flexibilidad laboral para las personas con hijos como importante o muy importante. Y más de la mitad cambiaría de trabajo si le ofrecieran una mejor política de maternidad. Además, es significativo que el 63% de las mujeres encuestadas crea que acogerse a una medida de conciliación familiar ha frenado o frenará su proyección profesional. Por esto, se define como un factor esencial en la retención del talento el apoyo percibido por el personal que decide tener hijos.

En conclusión, la brecha entre hombres y mujeres sigue existiendo, sí, pero se ha reducido de forma muy relevante, por debajo de la media de la zona euro. Una mejor conciliación y apoyo familiar ayudarían a hacerla desaparecer definitivamente, al igual que una mayor participación de las mujeres en actividades mejor retribuidas. Por esto, debe progresar su posición en puestos directivos y de gestión de equipos, así como en posiciones de poder, todavía desequilibradas en favor de los hombres. Apostar por complementos salariales ligados al esfuerzo o a la marcha de la empresa, implementando soluciones innovadoras en este sentido, puede contribuir a reducir las diferencias y a reforzar la competitividad de la empresa al mismo tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *