CompensationLab by CEINSA

Las 9 tendencias que marcarán la gestión de personas en 2022

Como no podía ser de otra manera, la gestión de las personas está experimentando una transformación nunca vista. Disrupciones como la pandemia, movimientos sociales, cambios demográficos, nuevas tecnologías, etc. están teniendo un gran impacto tanto en el comportamiento, las necesidades y las expectativas de la fuerza laboral global, como en la forma en que las organizaciones la gestionan.

A continuación, ponemos el foco en 9 grandes tendencias que, sin lugar a duda, marcarán el día a día de los profesionales de los RRHH durante el próximo año. Algunas de ellas son viejas conocidas, otras son recién llegadas, pero todas ofrecen oportunidades y retos. 

1.    Se consolidan nuevos modelos de trabajo

Para las empresas, la pandemia ha sido una gran y, en muchos casos, improvisada prueba piloto de nuevas formas de trabajar, relacionarse y monitorizar a sus plantillas. Los resultados han sido claros, a corto plazo, la productividad no se ve afectada por el teletrabajo – un estudio de Mercer indica que para el 94% de los empleadores, esta fue igual o superior en el caso de los trabajadores remotos – y todo indica que los modelos híbridos se irán imponiendo.

Y no solo eso, la flexibilidad será la protagonista. Una flexibilidad que también se traducirá en la posibilidad de elegir horarios, trabajar por proyectos y, por supuesto, en jerarquías más difusas. 

Los beneficios son muchos: empodera a los empleados, que se sienten más comprometidos y satisfechos; incrementa la productividad; mejora la capacidad de atracción y retención de talento; permite a las empresas ahorrar costes, etc. Eso sí, también implica retos. Los principales son monitorizar el bienestar de los trabajadores remotos y mantener a los equipos cohesionados. 

2.    Talento “sin fronteras”

Otra de las ventajas de ofrecer a los empleados la posibilidad de trabajar en remoto es que las empresas pueden acceder a un pool de talento mucho más amplio. La ubicación ya no es relevante y los profesionales de RRHH pueden contratar candidatos de cualquier parte del mundo fijándose solo en lo que verdaderamente importa, sus capacidades. 

En el apartado de los desafíos, gestionar equipos tan diversos no resulta fácil, diferencias idiomáticas, culturales o, incluso, de zona horaria hacen la comunicación más compleja. Además, a la hora de retener talento, la competencia se multiplica. 

3.    La retención se complica

Lo mencionábamos en el anterior apartado, la posibilidad de contratar talento de cualquier parte del mundo tiene un impacto en la retención de empleados. Y no es el único factor que la perjudica. Los datos indican que los trabajadores están más dispuestos que nunca a dejar su puesto de trabajo – en EE.UU. el fenómeno de la Great Resignation copa titulares – y la tendencia seguirá en 2022Según Business Insider, el 73% de los trabajadores piensa activamente en renunciar a su trabajo y una encuesta elaborada por Korn Ferry muestra que el 31% de los profesionales dejaría su trabajo, incluso, aunque no tuviera una oferta alternativa. 

Para combatir la fuga de empleados es imperativo que las empresas renueven sus estrategias de retención. Fomentar el desarrollo personal, el reconocimiento de logros o los incentivos y los beneficios, entre otros, pueden ser de gran ayuda.

4.    La capacitación de los colaboradores, una prioridad

En el actual mercado laboral cada vez es más difícil encontrar el talento adecuado, ya que la competencia entre las empresas crece. Para contrarrestarlo, muchas están optando por priorizar la movilidad interna, promocionando o reubicando a sus empleados. Paralelamente, las organizaciones aceleran su digitalización. 

Afrontar con éxito tales procesos pasa por capacitar, y re-capacitar, a los trabajadores, algo que, hasta ahora, muchas empresas habían dejado en un segundo plano – según un estudio de Mercer, apenas el 34% de los líderes de RRHH afirma invertir activamente en formar a la plantilla. Sin embargo, las previsiones indican que, en 2022, la formación ganará peso. Es lógico. Las empresas saben que facilitando el desarrollo de sus empleados los preparan para el futuro, logran una ventaja competitiva, cumplen con sus objetivos de crecimiento, reducen los costes de contratar nuevo personal, fomentan la innovación y ofrecen un mejor servicio a sus clientes. 

Las nuevas tecnologías jugarán un papel clave, al igual que las llamadas “habilidades blandas”, tan importantes como los conocimientos técnicos. 

5.    Es hora de actualizar los programas de beneficios

Los programas de beneficios, como una de las herramientas de la política retributiva, serán otro de los grandes protagonistas de 2022. Para empezar, se apostará por paquetes personalizados, tanto para incrementar la satisfacción de los empleados como para reducir el gasto en opciones que no se acaban utilizando. Así, en lugar de ofrecer el paquete completo a todos los trabajadores, las empresas les dejarán elegir entre una amplia variedad. Eso sí, para ello, es imprescindible conocer las necesidades de cada uno y las encuestas pueden ser una buena herramienta para conseguirlo. 

Por otro lado, para los empleados, una de las principales causas de estrés es el dinero. Con el objetivo de evitarlo, los empleadores incluirán entre sus beneficios, herramientas y formación relacionadas con el bienestar financiero, como planes de ahorro para la jubilación, asesoramiento jurídico, etc.

Finalmente, siguiendo con el bienestar, la pandemia ha destapado, y agrandado, un problema latente en muchas empresas: no hablar abiertamente sobre la salud mental y emocional. El próximo año no solo se hablará de ella, sino que muchas organizaciones la incluirán en sus programas de beneficios – según la Kaiser Family Foundation, en EEUU, cerca de un 39% de los empleadores han actualizado sus planes de salud desde el inicio de la pandemia para ampliar el acceso a servicios de salud mental. ¿El objetivo? Mejorar la salud física, emocional y mental de los colaboradores e incrementar su bienestar, lo que evidentemente contribuye a generar un vínculo con la compañía y a que los colaboradores quieran contribuir a la eficiencia de la empresa. 

6.    La experiencia de los empleados en el centro de la estrategia

En 2022, la experiencia de los empleados seguirá siendo una prioridad para los departamentos de RRHH, ya que incrementa su motivación, satisfacción y por ende su contribución al éxito empresarial. Y, lo más importante, su sentido de pertenencia a la empresa. Algo extremadamente valioso a la hora de abordar el reto de la retención. 

Para garantizar una buena experiencia, las empresas deben ser capaces de identificar las necesidades y expectativas de su plantilla. Solo así podrán satisfacerlas. Además, es importante que creen una cultura positiva, atiendan el bienestar e implementen programas de participación. 

Y no nos olvidemos de que la experiencia del empleado empieza incluso antes de que este lo sea. Facilitar a los candidatos un proceso de selección y contratación simple y fluido también es una prioridad – un estudio de PwC muestra que el 49% de los solicitantes de empleo que trabajan en campos de alta demanda afirman haber rechazado una oferta debido a una mala experiencia durante el proceso de contratación.

7.    Una fuerza laboral multigeneracional…

El próximo año, en los equipos convivirán hasta cuatro generaciones de empleados distintas – Baby Boomers, Generación X, Millennials y Centennials. Gestionar adecuadamente esta fuerza laboral multigeneracional ocupará y preocupará a los profesionales de los RRHH. 

Hasta el momento, se había hecho poco a este respecto – un informe de Deloitte indica que solo el 6% de los encuestados cree que sus líderes están capacitados para liderar una fuerza laboral multigeneracional de manera eficaz -, por lo que el margen de mejora es muy grande. Tener un conocimiento profundo de los comportamientos, mentalidad y expectativas de cada generación es clave en este sentido. La escucha y la empatía son clave para que los Departamentos de RRHH puedan navegar en esta gestión multigeneracional.

8.    … y muy diversa

Cualquier iniciativa o estrategia que los departamentos de RRHH lleven a cabo en 2022 debe situar a la diversidad, la equidad y la inclusión en el centro. No se trata de una preocupación nueva, pero sí ganará terreno – datos de Gartner indican que el 45% de los profesionales de RR.HH. planean gastar más en diversidad e inclusión.

¿Los motivos? Además de las presiones de inversores y legisladores, según datos de Glassdoor, el 67% de los solicitantes de empleo valoran la diversidad en el lugar de trabajo al evaluar posibles empleadores. En especial, los Millennials y los Centennials, muy involucrados en todo lo relacionado con el activismo social. 

9.    Gestión de personas basada en la tecnología y los datos

Hace ya años que se incluye la tecnología entre las tendencias a futuro, pero ahora cobra más sentido que nunca. Con el teletrabajo, su impacto en el entorno laboral ha crecido significativamente y así seguirá. Gracias a la automatización, los profesionales de RRHH pueden centrarse en tareas más estratégicas y las herramientas basadas en IA, como los chatbots, les permiten responder más rápidamente a las demandas de los empleados. También les ayuda a optimizar procesos complejos como la contratación o a evitar errores de selección.

En cuanto a los datos, aprovechando el poder de People Analytics, los departamentos de personas serán capaces de analizar la información de sus empleados de forma más eficiente y tomar decisiones informadas en áreas como la retención, la gestión de costes o la mejora del compromiso, entre otras. 

No obstante, como sucede con cualquier avance, la tecnología, además de abrir nuevas oportunidades, desatará nuevos retos. En este caso: la curva de aprendizaje, el exceso de aplicaciones y la ciberseguridad. Desarrollar herramientas intuitivas, apostar por la integración e invertir en seguridad serán la respuesta.  

Vivimos en un mundo en constante cambio. Para los RRHH no podía ser distinto. En los próximos meses, sus profesionales se enfrentarán a grandes desafíos. Nuestro consejo: situar realmente a las personas siempre en el centro de las estrategias. Ellas son el mejor activo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *