CompensationLab by CEINSA

Los nuevos hábitos de compra impactan en el organigrama de las empresas comerciales

E

n los últimos años, el rápido desarrollo de la tecnología ha propiciado el empoderamiento del consumidor, que ha incrementado su exigencia y sus expectativas. En el caso del comercio, esto se ha traducido en clientes más difíciles de satisfacer y en la necesidad de proporcionarles procesos de compra más ágiles y experiencias de calidad.

Este fenómeno ha obligado a las empresas del sector a estar permanentemente orientadas al cliente y a implementar estrategias de servicio que potencien una comunicación consistente. Esto solo es posible a través de la omnicanalidad – es decir, combinando todos los canales posibles, físicos u online – y adoptando las soluciones tecnológicas que lo facilitan.

Uno de los principales efectos es la aparición de nuevas formas de trabajar, a menudo, muy distintas de las tradicionales y que repercute directamente en la creación de nuevos puestos de trabajo. Para arrojar un poco de luz sobre este nuevo escenario, acabamos de publicar el informe “Los nuevos puestos de trabajo en el comercio y las causas de la alta rotación”, que hemos elaborado para la Generalitat de Catalunya. A continuación, desgranamos las principales conclusiones del mismo.

Aparición de nuevos puestos de trabajo y adaptación de los existentes

Los cambios en los hábitos de compra de los clientes y la consecuente evolución del comercio han propiciado grandes cambios en el organigrama de las empresas del sector. Así, se han creado nuevos puestos o se demandan nuevas aptitudes a otros ya existentes.

De un lado, la aplicación de avances tecnológicos que ya se estaban implementando en otros sectores, se ha traducido en la creación de puestos como Desarrollador Front End, Arquitecto Big Data, Customer Experience Manager o Diseñador UX. Por otro lado, la aparición de nuevas legislaciones, especialmente referidas a la privacidad y a la garantía del buen uso de la información, está impulsando la creación de puestos como el de Experto en Ciberseguridad. Finalmente, la generalización del comercio electrónico ha afectado tanto al Área de Marketing como a la de Logística. En el primer caso, se potencian los puestos que inciden directamente en las ventas en línea como el Digital Marketing Manager y, en el segundo, se están transformando las habilidades y funciones requeridas para posiciones como Gestor en Logística o Project Manager.

Además, están ganado relevancia, perfiles como los de Flagship Manager, Customer Service o Product Planner en el Área de Ventas; Key Account Manager (KAM) y Export Area Manager en la Comercial; Director de RRHH y Responsable de Formación en la de RRHH y Controller y Director Financiero Administrativo en la de Finanzas.

Las competencias y los perfiles más demandados

Entre las competencias profesionales que más se demandarán en el futuro destacan aquellas relacionadas con las habilidades comunicativas (empatía, sensibilidad, habilidad negociadora…), actitudinales (inquietud o dinamismo) y con el pensamiento analítico, estratégico y creativo. Además, se requerirá cierta orientación a los resultados y al trabajo por proyectos y el dominio de idiomas.

En lo que respecta a las posiciones más demandadas, la necesidad de ofrecer experiencias en tienda que proporcionen un valor añadido provoca que los perfiles más solicitados sean los orientados a las ventas y a la atención al cliente. Siguiendo con el área de ventas, la relevancia adquirida por la omnicanalidad y la internacionalización potenciará la figura del Director de Expansión Internacional.

Otros ámbitos que ofrecerán un gran número de oportunidades laborales serán el de la formación, el financiero, la administración en general o el propio departamento de RRHH, con especial hincapié en las posiciones de Director de RRHH y Director Financiero Administrativo.

El elevado coste de la rotación de personal

Otro de los aspectos analizados en el informe que hemos elaborado es la rotación de empleados y su coste para el sector. En este sentido, el del comercio es uno de los sectores que tiene una retribución salarial inferior a la media y el personal más joven – el 39% de los empleados tiene menos de 28 años -, con las implicaciones a nivel de formación y experiencia que tiene. Esto, a menudo, se traduce en una elevada rotación (13% IRP), especialmente cuando añadimos una falta de crecimiento personal o una mala supervisión del trabajo.

Según el informe, el coste de la rotación del personal puede cuantificarse en el salario equivalente a 6 meses en el caso de directivos, jefes y mandos y de 5 meses, en el de personal base. Así, reemplazar a un Director General supondría casi 38.000 euros y a un Director Financiero o de RRHH, casi 35.000. En el otro extremo, la rotación de un cajero o auxiliar de ventas tendría un coste estimado para la empresa de entre 5.000 y 6.000 euros.

Si nos centramos en las nuevas posiciones, al ser puestos difíciles de cubrir por la alta competencia, reemplazarlas podría equivaler a 8 meses de salario. Ejemplo de ello es el caso del Big Data, cuyo coste estaría cerca de los 28.000-30.000 euros.

El informe también muestra que reducir la tasa de rotación en un 1% puede suponer a la empresa ahorros de entre 11.500 y 14.000 euros. En este sentido, algunos de los elementos que podrían mejorar la fidelización de los trabajadores son el salario emocional, la motivación, las expectativas de futuro, la formación interna, la flexibilidad horaria, las recompensas económicas o el reconocimiento personal, entre otros.

El sector del Comercio está en un momento crucial en el que tiene que definir su modelo de futuro. El cambio que está viviendo no es nuevo, pero se está acelerando. Hoy en día, ya son un 7% las ventas que se producen online y conceptos como Retail 3.0 o 4.0, omnicanal, inteligencia artificial, dropshipping o Big Data están a la orden del día.

Resolver los retos que afronta el sector es posible, pero pasa por la colaboración de pequeñas y medianas empresas y, en lo que respecta a la creación de nuevos puestos de trabajo, por que las compañías dejen de lado viejos hábitos, hagan una reflexión estratégica y adopten una mentalidad de negocio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *